El arte de encontrar soluciones

por | febrero 3, 2023

Image by upklyak on Freepik

Un pequeño grupo de debate suele encontrar mejores soluciones que cualquiera de sus participantes individualmente.

Hace unos años, participé en un experimento, en el que se pedía a cada miembro del grupo que, de forma aislada, eligiera de una lista las diez cosas imprescindibles para sobrevivir un tiempo en la Luna, en caso de se averiara la nave de regreso.

A continuación, se repitió el proceso en grupo. Las soluciones se compararon con las de la NASA. El grupo ganó por un margen muy alto.

Antes de entregar el problema al grupo, es necesario hacer algo que, en general, el grupo no puede hacer: recopilar datos.

Si nuestras ventas están cayendo, lo primero que hay que hacer es recopilar datos: ¿están cayendo las ventas en todos los productos de la empresa o solo en algunos? ¿Estamos perdiendo clientes o están comprando menos? ¿Han entrado competidores o productos nuevos en el mercado? ¿La competencia se encuentra en la misma situación? ¿Hay nuevos precios en el mercado? ¿El equipo está satisfecho? Etc.

Sin embargo, es imposible recopilar todos los datos relevantes. Hay que saber cuándo detener la búsqueda pues, de lo contrario, no se encontrará una solución razonable a tiempo.

A veces se conocen los síntomas del problema. Cuando alguien tiene un dolor, por lo general el problema no es el dolor, sino lo que causa el dolor.

El problema que hay que resolver debe estar bien definido. Consideremos, a modo de ejemplo, el problema «las exportaciones a España han caído, ¿por qué y qué hacer?». Puede suceder que el grupo defina mejor el problema en pleno debate.

El grupo de debate debe ser pequeño y las reglas deben comunicarse al principio:

No se trata de discutir como si fueran abogados o políticos que están tratando de convencernos de algo en lo que creen, aunque sea falso. El objetivo del grupo es encontrar la verdad, es decir, la mejor solución.

No consiste en aplicar la retórica ni en pronunciar largos discursos, como se hace en los tribunales y en la propaganda.

Se aplica la dialéctica, creada por los griegos hace 2500 años. Buscaban conocer la realidad a través del diálogo, oponiendo ideas a otras ideas, desarrollando como resultado otras nuevas.

Cada uno de los participantes tiene que considerar las distintas propuestas y las posibles alternativas y mejoras, y no centrarse solo en una (la propia). A continuación, las posibles soluciones se analizan una a una, se mejoran o se abandonan hasta encontrar a la que parece mejor.

Por último, revisar el proceso desde la recogida de datos hasta su finalización permitirá que la decisión sea cualificada, ampliamente aceptada y aplicada con convicción y la mayor probabilidad de éxito.

La traducción es una parte fundamental del negocio

por | noviembre 16, 2022

Para que sus servicios y productos estén visibles para los clientes potenciales, necesita comercializar su negocio.

El marketing ayuda a las empresas a crecer, aumentando la visibilidad de la marca y estableciendo una presencia reconocible en la mente de los consumidores.

En el marketing, existen varias formas de llegar a su público destinatario y lograr que tomen conciencia de los beneficios que su empresa puede aportarles.

Con tantas opciones de publicidad actualmente disponibles, necesita encontrar formas de hacerlo que no solo sean económicas, sino que también estén orientadas a los resultados. Aquí es donde entra la traducción.

Existen diferentes estrategias de marketing que pueden ser más eficaces para añadir la traducción como componente clave.

 

La traducción en la publicidad

En ocasiones, se cree que la traducción únicamente se aplica al marketing de contenido o a contenidos de la web, pero también se puede aplicar a la publicidad. Cuando está comercializando su producto o marca a nivel global, comprobará que muchos de los canales que va a utilizar solo tienen contenido en su idioma local.

La traducción permitirá llegar a un público más amplio y aumentar la visibilidad de la marca.

La traducción también puede ayudar a crear campañas publicitarias direccionadas, específicas para responder a las necesidades de su público objetivo.

La publicidad direccionada puede aumentar el reconocimiento de la marca y traer nuevos clientes a su negocio.

En la coyuntura actual, la traducción no es un accesorio: de hecho, se trata de una obligación para cualquier negocio que quiera expandirse internacionalmente.

A través de la traducción de su publicidad, podrá crear anuncios específicos que respondan a las necesidades y realidades de su público objetivo.

Con anuncios direccionados, tendrá la oportunidad de incrementar el reconocimiento de la marca y atraer nuevos clientes a su negocio.

 

Marketing plataformas que exigen traducción

Si está presente en las redes sociales, como Facebook, Instagram o Pinterest, que tienen un alcance global donde puede incluir contenido en diferentes idiomas, la traducción le ayudará a llegar a un público más amplio.

También puede utilizar la traducción para llegar a su público destinatario en otras plataformas que no sean las tradicionales redes sociales, como blogs, sitios web y aplicaciones.

Si decide vender en redes sociales que estén en un idioma diferente, a través de la traducción podrá crear contenido en ese idioma. Por ejemplo, si se anuncia en una plataforma en español, tendrá que crear su anuncio en español. Eso suele denominarse «publicidad nativa».

 

Marketing de contenido con traducción

El marketing de contenido es un tipo de marketing que implica la creación y distribución de contenido para atraer y retener a un público de forma consistente. Existen diferentes tipos de contenido que las empresas pueden crear, incluyendo vídeos, podcasts, e-books, blogs e incluso boletines informativos periódicos.

El marketing de contenido es un método económico que genera clientes potenciales y aumenta sus ingresos empresariales. Sin embargo, si no crea también contenidos en el idioma de su público destinatario, es poco probable que sea muy eficaz. Al incorporar la traducción a su estrategia de marketing de contenido, hará que el contenido sea más eficaz.

También puede utilizar el marketing de contenido para promover productos o servicios que ya estén disponibles en otros idiomas. Por ejemplo, puede crear e-books en diferentes idiomas y distribuirlos entre su público destinatario.

 

Integrar estrategias de marketing tradicionales y en línea

Estas estrategias pueden utilizarse en el marketing web para llegar a su público destinatario, así como para concentrar sus esfuerzos en estrategias de marketing presenciales. Ambas estrategias son sumamente eficaces de forma aislada, pero, al combinar ambas, puede aumentar su retorno sobre la inversión. Al combinar las estrategias de marketing tradicionales y en línea, podrá llegar a su público destinatario de una forma más amplia, en el idioma de su preferencia.

También puede crear materiales de marketing en diferentes idiomas, como folletos, panfletos y carteles, haciendo que su producto o marca sea más accesible para quien prefiera leer o acceder al contenido en su idioma nativo.

 

Traducir las descripciones de sus productos

Las descripciones de sus productos son una parte crucial del proceso de ventas. Si no incluye esas descripciones en el idioma de su público destinatario, es muy probable que no tenga éxito en sus ventas. Para evitar este problema, asegúrese de que las descripciones de sus productos están en el idioma de su público destinatario. Para ello, basta con traducir las descripciones que estén en otro idioma, y ofrecerlas en el idioma de su público destinatario.

 

Ventas y traducción

El lema de los vendedores, de productos o de servicios, es aumentar sus ventas todo lo posible. Para ello, necesita atraer al mayor número posible de clientes potenciales. Incluso en los casos en los que su público destinatario tenga conocimientos de inglés, también existen oportunidades para aumentar sus ventas gracias a la traducción.

Desde los inicios del comercio electrónico, a principios de los años noventa, el mercado digital se convirtió en una industria global con un valor de más de 265 000 millones de euros, donde China, seguida de Reino Unido y Corea del Sur, son los tres países con la mayor cuota de comercio virtual en comparación con las ventas totales (https://www.insiderintelligence.com/content/countries-retail-ecommerce).

¿Alguna vez ha visitado un sitio web y ha tenido dificultades para entender su contenido? Eso sucede porque está mal traducido o redactado, o porque ni siquiera está en su lengua materna. Se trata de una realidad que vivimos con frecuencia, incluso con empresas locales.

Por tanto, ¿cómo puede garantizar que utiliza eficazmente su sitio web para llegar a sus clientes? ¿Cómo puede garantizar que sus clientes entienden el contenido y la información disponible en su sitio web?

La respuesta es sencilla: utilizando servicios de traducción

Los superpoderes de la interpretación

por | noviembre 24, 2020

Cuando digo que soy traductora, a menudo oigo la respuesta, «Oh, vale. Qué bien». La segunda alternativa, también habitual, es «Oh, traduces películas y series, ¿verdad?». No, no lo es. Aunque la subtitulación está muy presente en nuestra vida cotidiana, de forma muy visible, entre las series y películas que consumimos a diario, los reportajes, vídeos, documentales y todo un catálogo de consumo audiovisual en plataformas de streaming donde, en su mayoría, tenemos productos con subtítulos, la traducción no solo se limita a ese nicho de mercado. Hoy, sin embargo, me gustaría hablar de la interpretación, una rama completamente diferente de la traducción.

Si, en términos generales, la traducción es el paso de un texto escrito en un idioma a otro utilizando palabras equivalentes, a través de un medio escrito, la subtitulación hace lo mismo con un medio audiovisual y la interpretación utiliza un medio oral. Además, también se requiere una serie de conocimientos y técnicas completamente diferentes que deben aprenderse y practicarse.

Así como hay diferentes tipos de traducción (técnica, literaria, legal, médica, etc.), también hay diferentes tipos de interpretación: simultánea, consecutiva o susurrado, entre otras. Mi experiencia profesional, aunque en un principio se basó principalmente en la traducción técnica, se ha ampliado en los últimos años para incluir también la interpretación, más concretamente la interpretación simultánea.

La interpretación simultánea no es solo «expresar lo que dice una persona, pero en otro idioma», sino que es hacerlo al mismo tiempo que el orador está hablando. Utilizando material de audio como auriculares, audífonos o un micrófono, los oyentes pueden elegir escuchar al orador o al intérprete.

No siempre me resulta fácil explicar, a aquellos que no conocen el campo, la complejidad de este proceso de «repetir lo que dice una persona en otro idioma». En pocas palabras, el intérprete tiene que:

– escuchar al orador

– comprender lo que se está diciendo

– traducir mentalmente el discurso en cuestión

– hablar/expresar la traducción equivalente

– escucharse a sí mismo mientras habla

– seguir escuchando al orador para seguir traduciendo e interpretando oralmente.

¿Parece confuso? Es que lo es. En el fondo, estamos hablando por encima de otro orador, comunicando al mismo tiempo que otra persona, pero en un idioma diferente. Y solo el intérprete oye las dos comunicaciones, ya que los oyentes eligen uno de los medios orales, o el original del orador o la traducción realizada por el intérprete.

El cerebro sigue acelerado, se ha acostumbrado a trabajar a cien por hora para procesar la información que recibe y traducirla para comunicarla a los demás, buscando mentalmente palabras equivalentes, asegurándose de que los tiempos verbales que está usando tienen sentido en una frase que aún no sé cómo terminará, tratando de no hablar demasiado rápido pero tampoco demasiado lento, usando un tono de voz más bajo pero sin que sea aburrido o monótono… todos los conocimientos y las técnicas se ponen en práctica al mismo tiempo.

«Estoy hecho polvo», «Estoy que no puedo con mi alma» o «Tengo la cabeza como un bombo»… La riqueza de nuestro idioma solo «traduce» parte del sentimiento que se te queda cuando terminas un servicio de interpretación, cuando aún estoy intentando reducir la velocidad y recuperar el ritmo «normal» de la vida. ¡Y preparándome para la siguiente!

Sara Pereira, traductora, revisora y gestora de proyecto

Una lengua, dos idiomas

por | noviembre 5, 2020

Se sabe que, debido al largo periodo en el que Brasil estuvo bajo la administración de Portugal, ambos comparten el mismo idioma: la lengua portuguesa.

Sin embargo, esta lengua presenta especificidades únicas. Por ejemplo, se dice que es uno de los únicos idiomas del mundo con palabras que no se pueden traducir. La más conocida es la palabra «saudade». Esta palabra significa un deseo melancólico o nostálgico por una persona, lugar o cosas, que están lejos, ya sea en el espacio o en el tiempo. Otras palabras interesantes serían las palabras «desbundar» y «desrascanço».

Sin embargo, nos ceñimos a la palabra «saudade» porque revela algo tan carente el mundo en que vivimos: la empatía, el amor al prójimo, los lazos de solidaridad y de convivencia que son tan necesarios y humanizan al ser humano.

También hay palabras que pueden meter a una persona en problemas si se utilizan en el país equivocado. Por ejemplo, la palabra «rapariga», que en Portugal se utiliza para referirse a una chica joven, en Brasil se utiliza para referirse a las «chicas de compañía».

Durex, que en Portugal es una marca de preservativos, en Brasil se usa para nombrar a la cinta adhesiva.

Lo mismo ocurre con «puto», que en Portugal significa “chico, muchacho, chaval”, y en Brasil “hombre homosexual”, “canalla”, “furioso”, o “dinero”.

También hay otras palabras que nos ponen en «faldas ajustadas» [situaciones embarazosas], pero que tienen significados diferentes. Por ejemplo, chávena/xícara (taza); foguetão/foguete (cohete); baliza/meta (objetivo); comboio/trem (tren).

En particular, en el ámbito de la traducción, una dificultad que apareció no fue comprender los falsos amigos, sino entender lo que las personas estaban diciendo, debido al acento. A veces, en conferencias y charlas universitarias, en particular en el norte del país, a menudo es difícil percibir las palabras que se están diciendo. Lo mismo ocurre con el proceso de transcripción, en el que, al principio, hay ciertas dificultades para entender lo que se está diciendo.

Yendo más allá, en el ámbito jurídico, aparte de las distinciones lingüísticas, se dice «burla» en Portugal y «estelionato» en Brasil (que significa “timo o fraude”); en Portugal se denomina «Tribunal de Relação» y, en Brasil, «Tribunal de Justicia» (que en español sería “Tribunal de Apelación” o “Tribunal de Justicia”); «Absolvição de instância» en Portugal, y «extinção sem resolução do mérito» en Brasil (en español “absolución de la instancia”); «arguido» en Portugal y «acusado» en Brasil (“acusado” en español). Entre otros, la diferencia más importante en los procedimientos y las costumbres es que los abogados pueden llevar a cabo actividades notariales, es decir, la autenticación de documentos y firmas, traducciones y realizar fotocopias de documentos. En Brasil estas actividades están limitadas a las notarías.

Por lo tanto, a pesar de ser países que comparten una historia, rasgos culturales e idiomáticos, existen numerosas diferencias lingüísticas, del comportamiento y de la civilización, que enriquecen y ennoblecen enormemente a estos dos países que tan bien saben dar la bienvenida, recibir, celebrar y disfrutar de la vida. Me siento muy aceptado y respaldado en este país tan rico y generoso, tanto en el ámbito personal como profesional.

Henrique Silva, Abogado

¿Cómo podemos comunicarnos en un mundo que nos obliga a estar separados?

por | octubre 27, 2020

En el momento en que escribo, el gobierno de Portugal acaba de anunciar la aplicación de un aislamiento sanitario a tres municipios, donde viven más de 200 000 personas. Miro por la ventana y veo a los padres en la puerta de la guardería, esperando a sus hijos, a una distancia respetuosa unos de otros. Nos estamos comunicando. Estamos comunicando que no podemos acercarnos, que tenemos que ser cuidadosos, pero que aún tenemos una familia que debemos cuidar.

Estar separado también es comunicación. Nuestro cuerpo se comunica a través de lo que decimos, pero principalmente a través de lo que no decimos y (no) hacemos.

Tengo la suerte de vivir con una familia maravillosa, teniendo así un contacto cercano, afecto, cariño, con regularidad, pero más allá de mi núcleo familiar, la ausencia de abrazos, besos, tan queridos en mi cultura, durante más de seis meses, me hace sentir cada vez más aislado de los demás. Esto también es comunicación; cada vez que no abrazo, no beso, no doy la mano, estoy comunicando que me preocupo por esa persona y que esa persona se preocupa por mí.

Pero, en realidad, no estamos tan aislados. Con nuestras conferencias de Zoom y charlas en grupo en Whatsapp y Facebook Messenger, las comidas familiares donde, aunque estemos separados por algunos metros de distancia, seguimos pasando el rato, hablando y compartiendo con los demás lo que es ser humano. En el fondo, comunicándonos.

Lo que más me atrae de la traducción, y lo que me lleva a tener un interés apasionado en el área, es precisamente esto, el hecho de que nosotros, como traductores, facilitamos la comunicación entre personas y culturas, aunque separadas por miles de kilómetros, permitiéndoles entenderse.

Continuamos, sin interrupciones, traduciendo a nuestros clientes, permitiendo que el mundo siga comunicándose, y de esta forma no paramos. Tomamos los cuidados necesarios, algunos de nosotros desde casa, otros desde la oficina, según sea necesario.

Sabemos que nos enfrentamos a un período de incertidumbre y de inseguridad, lo que nos hace mirar al futuro con aprensión, porque no podemos discernir lo que viene de allí, pero si seguimos, con cuidado, con distancia, comunicando que todavía estamos cerca, entonces seremos capaces de ganar.

Y nosotros estamos aquí para ayudarle.

Diogo Heleno, Director de Operaciones

El paradigma de Darwin y el lenguaje

por | octubre 22, 2020

El lenguaje es un ser vivo, que evoluciona con el tiempo. A nadie le parece raro que hoy «farmacia» se escriba con «f», pero hasta 1804 en español se seguía escribiendo «pharmacia». Del mismo modo, es común el uso de la frase en portugués «cair o Carmo e a Trindade» (poner el grito en el cielo), que se cree que surgió después del terremoto de 1755, cuando los respectivos conventos fueron destruidos.

Tal como la teoría de la evolución de Darwin postula para los seres vivos, nuestra lengua también sufre cambios para adaptarse mejor al presente. Cada generación crea nuevos conceptos y términos para expresarlos, y olvida las palabras que han caído en desuso. «Pharmacia», del latín pharmacia, pereció junto con su idioma de origen. Al mismo tiempo, la llegada de la globalización nos abrió todo un abanico de extranjerismos que incorporamos a nuestra vida cotidiana. ¿Quién preferirá el «correo electrónico» al «email»? ¿Tendremos un término en español para «software»?

A veces podemos ver cómo cambia el lenguaje delante de nosotros. Un ejemplo de ello es la nueva Ortografía de la lengua española (2010), para quienes la acepten o no. Otro es el de las redes sociales y la creciente prevalencia de la comunicación escrita. En estas redes no solo está surgiendo un vocabulario completamente nuevo, sino también nuevas formas de ortografía y puntuación, para expresar los matices que normalmente comunicamos con nuestro tono de voz y lenguaje corporal. Un «Lol 🤣» difícilmente tendrá el mismo significado que un «Lol…😑».

En medio de todo esto está el traductor. La traducción no es solo pasar un texto de un idioma a otro. Hay que adaptar el texto a las reglas del idioma de destino, buscar las expresiones más adecuadas para transmitir el mensaje. Parte del trabajo del traductor es mantenerse al tanto de estos cambios. Y en estos días, es un trabajo cada vez más vital para la sociedad.

Daniela Isidoro, traductora y revisora

La traducción es comunicación

por | octubre 15, 2020

En una empresa, tenemos dos tipos de comunicación: la comunicación interna y la comunicación externa.

Es esencial reconocer que ambas son importantes y comprender la importancia y la calidad, es decir, el valor añadido que representan para las empresas.

La comunicación interna es la acción y la comunicación dentro de la empresa en la que el público objetivo son los empleados. En cuanto a la comunicación externa, es la acción de comunicarse con organismos o socios externos a la empresa, y el público objetivo puede ser: proveedores, clientes, organismos públicos, la comunidad, etc.

Comunicamos diariamente y usamos estos dos tipos de comunicación para transmitir información, tomar decisiones, y mucho más. La comunicación tiene un papel estratégico en el cual tenemos debemos siempre centrarnos en el propósito final. ¿Cuál es el propósito de la comunicación que estamos haciendo? ¿Quién es el destinatario de la comunicación?

Cuando se trata de la comunicación internacional, se presentan dos variables adicionales: las diferencias de idioma y de cultura entre el emisor y el receptor. El lenguaje es una primera trampa que debe evitarse: para que un mensaje retenga su impacto inicial, es importante traducirlo y adaptarlo al país del destinatario. Ciertas expresiones, que tienen todo el sentido en su país de origen, pueden malinterpretarse por un destinatario extranjero.

La forma en que se transmite el mensaje es primordial y, en la comunicación de mensajes sensibles, es importante evitar comunicar de forma comprometedora. Por lo tanto, confíe su mensaje a traductores profesionales, experimentados y nativos.

En M21Global, todos los traductores tienen estudios universitarios en traducción y varios años de experiencia, además de traducir exclusivamente a su lengua materna. Estamos disponibles para ayudarle a comunicar.

Cindy Barros, traductora y revisora

Todos somos traductores

por | octubre 7, 2020

Mi campo de trabajo no son las letras sino la informática; por lo tanto, puede parecer extraño que esté hablando de traducción. Pero, en realidad, ha pasado algún tiempo desde que me di cuenta de que lo que hago es, efectivamente, una forma de traducción.

Como programador, tomo como input (entrada) los requisitos de un programa en lenguaje humano y los traduzco a un lenguaje intermedio, el código fuente. Más tarde, con la ayuda de un programa especial llamado Compilador, este código fuente se traduce de nuevo a un lenguaje binario que el ordenador entiende. Y así obtenemos el output (salida) previsto, un programa que realiza la tarea deseada según los requisitos especificados.

Del mismo modo, un traductor toma como entrada un texto en un idioma y traduce a un idioma diferente (la salida).

Sin embargo, el mundo de la traducción no termina aquí. Estamos traduciendo constantemente en nuestras vidas personales y profesionales: cuando leemos, traducimos un texto escrito (con todos sus símbolos) para su representación abstracta, para interpretarlo. Cuando hablamos, traducimos nuestras ideas en sonidos que los demás, al escuchar, traducen de nuevo en ideas que pueden ser comprendidas.

En realidad, nuestro cerebro no es más que una compleja máquina traductora que traduce las ondas sonoras, las ondas luminosas y las señales eléctricas de la piel, la nariz y la lengua en algo que podemos entender como el mundo que nos rodea, con todos sus sonidos, colores y movimientos.

Después de todo, somos todos traductores.

Luis Rodrigues, Administrador de Sistemas

Día Internacional de la Traducción

por | septiembre 30, 2020

Día Internacional de la Traducción

El 30 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Traducción, el día de la muerte, en 419 o 420, de San Jerónimo, el traductor de la Biblia del hebreo y del griego al latín, conocida como la edición Vulgata, o popular. Además, San Jerónimo es también conocido por escribir otros textos importantes en el arte de la traducción.

Hoy en día, el trabajo del traductor es cada vez más indispensable. En una era donde la globalización es parte de nuestro vocabulario, las barreras del idioma se destruyen gracias al labor de los traductores e intérpretes de todo el mundo, o como mejor diría Paul Ricœur: “La traducción es, pues, una tarea, no en el sentido de una obligación embarazosa, sino en el sentido de algo que hacer para que la acción humana pueda simplemente continuar”. Es el traductor que tendrá esta tarea de ayudar a que la “acción humana pueda simplemente continuar”.

Una profesión que pasa desapercibida, salvo cuando es objeto de críticas, véase el ejemplo del proverbio italiano “Traduttore, traditore” (Traductor, traidor), es gracias al trabajo de traducción e interpretación que compartimos el conocimiento, a través de libros, manuales técnicos, películas, series de televisión, entre otras cosas, escritos originalmente en idiomas que no entendemos.

El 30 de septiembre es, pues, el día para que todos los traductores muestren aún más orgullo del trabajo que desempeñamos, sino también para hacernos oír y mostrar el importante papel que tenemos en la sociedad actual.

Ana Oliveira, traductora, revisora y gestora de proyecto

¿El idioma es importante? El impacto del idioma en la presentación del producto al cliente

por | julio 4, 2020

Los responsables de marketing no dedican el tiempo suficiente a pensar en cómo funcionará su producto en otros idiomas o países. Como resultado, muchas empresas no involucran a su público global con contenidos que les sean familiares, no solo con contenidos traducidos, sino con una experiencia lingüística completa que transmita su marca, reputación y confianza.

A raíz de su serie «Can’t Read, Won’t Buy», CSA Research colaboró con Katar World Panel, para encuestar en su lengua materna a 8709 consumidores de 29 países.

Cuando se les preguntó si estaban de acuerdo con la siguiente afirmación:

Cuando estoy frente a la posibilidad de comprar dos productos similares, es más probable que adquiera el que tenga la información en mi idioma

Respondieron de la siguiente manera:

 

A pesar de la globalización y del uso creciente del inglés como idioma global, descubrieron que en 2020 las personas siguen prefiriendo consumir información en su propio idioma. Entre los hallazgos, los resultados son:

  • Los consumidores prefieren comprar en los sitios web en su lengua materna. El 67 % de los 8709 participantes que dijeron que no dominan el inglés, expresó su preferencia por el contenido en su lengua materna.
  • La información que los compradores pueden leer es fundamental en la decisión de compra. Ante la elección entre comprar productos similares, el 76 % de los encuestados elegirá el que tenga información en su idioma.
  • La atención al cliente en el idioma local crea relaciones más estrechas con los clientes. El 75 % de los encuestados afirma que tiene más probabilidades de volver a comprar la misma marca si la atención al cliente está en su idioma.

El informe «Can’t Read, Won’t Buy – B2C» estará disponible para los miembros de CSA Research el 30 de junio.

Póngase en contacto hoy mismo para obtener un presupuesto de traducción inmediato. U obtenga más información sobre la empresa de traducción y nuestros servicios de traducción.

Artículo adaptado de: https://csa-research.com/Insights/ArticleID/650/customer-online-buying-experience